#LOIMPOSIBLE

23En ocasiones, existen fenómenos naturales que sobrepasan a lo estrictamente natural. Y a veces, solo a veces, podemos salir airosos de ellos. Eso es lo que debió pensar la familia superviviente del Tsunami que hace diez años dejó millones de muertos. El terremoto que generó el tsunami liberó energía equivalente a 23.000 bombas como la de Hiroshima. Se escribe rápido pero no me imagino la magnitud de la catástrofe y mucho menos vivirla allí, en primera persona. Andar entre muertos, ver desaparecer a tu familia, desear morir.

Estos días, que nos han estado  recordando las imágenes continuamente y que hemos oído de boca de la protagonista su agónico relato, reflexiono sobre las situaciones que nos puede presentar la vida, así sin avisar, sin esperarlas y lo que es peor, ni tan siquiera quererlas. Estabas en el lugar equivocado, en el momento justo. Era tu destino y la realidad supera a la ficción de las películas.

lo-imposibleNo puedo imaginarme el sentimiento desgarrador de perder a unos hijos o a un marido. Ella relataba que deseó que sus hijos hubieran muerto para no sufrir. Se me ponen los pelos de punta solo de escribirlo. Estoy segura, que tras pasar por ese tipo de tragedia, esa familia quedó unida para siempre.

Decía también (y muy bien dicho), que cuando suceden hechos horribles, el ser humano saca lo mejor y lo peor de sí mismo. Y esto casi que podía aplicarse a la vida cotidiana. A veces nos enfrentamos a situaciones que nos superan y tenemos dos opciones. Dejar que pueda con nosotros y dificultar la tarea de solucionarlas o aceptarlas como vienen, “adaptarnos” a ellas y buscar el punto dónde más agusto nos podamos encontrar hasta que resolvamos la situación.

lo imposible arrasa en taquillaPero sin duda, con la frase que me quedo, es la del eslogan de Médicos sin Fronteras a la que hizo referencia Lo único capaz de salvar a un ser humano es otro ser humano”. Aunque considero que cada uno es capaz de salvarse a sí mismo, siempre es bueno contar con un “héroe” que nos socorra en una situación complicada. Todos tenemos a alguien que nos ha “salvado” en un determinado momento de nuestra vida, que nos ha tendido una mano o que simplemente nos ha regalado una sonrisa cuando no encontrábamos ninguna disponible.

Estoy segura (o casi segura), de que nadie que esté leyendo esto ha pasado por una catástrofe natural de tal magnitud, pero si sé que existen otros tipos de Tsunamis no naturales que nos arrastran debajo del agua una y otra vez, incluso sé que a veces pensamos que nos ahogamos sin remedio, pero la única realidad es que debemos seguir luchando por salir a la superficie, recomponernos y empezar a construirlo todo de nuevo.

mediolleno

Puede que estemos sumidos en un estado de desesperanza o quizá desilusión, pero creo que es hora de dejar de ver el vaso medio vacío para verlo medio lleno. No es lo mismo ahogarse en el Océano Índico que en un vaso de agua.

P.D: No quiero dejar pasar la oportunidad de poner este video. Recordando lo anterior, “lo único capaz de salvar a un ser humano es otro ser humano….”, me pregunto en que clase de seres humanos nos estamos convirtiendo…

Anuncios
Publicado en life | Etiquetado como

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s