#homealone

solo_en_casa_2671_645xCada vez llega antes la Navidad. Ya en Noviembre empezaron a asomar los primeros adornos en los escaparates y a sonar las primeras canciones navideñas en el interior de algunos establecimientos. Qué horror, pensarán algunos, y cuanta felicidad, pensarán otros.

La Navidad es un poco así, o te encanta o la detestas. No hay mucho termino medio, pues te guste o no, es una celebración en la que te ves inmerso, incluso involuntariamente. No es sólo la Navidad en sí, todo lo que ella arrastra e implica crece cada año.

Tengo la sensación de que ha perdido un poco su esencia y de que ahora es todo como más forzado. Desde el (insufrible) anuncio de la Lotería hasta esas cenas navideñas que llenan los restaurantes en estas fechas. Antes de ahondar un poco más en el tema “cenas de navidad” voy a dejar claro que salir a cenar con amigos, compañeros o con quién sea que te apetezca cenar me parece estupendo. Pero tampoco es necesario que asistas a 5/5 cenas por compromiso…

Dicho esto, hay cosas que me siguen pareciendo un poco raras. Como esos grupos de amigos que apenas se ven en todo el año (voluntariamente y no por otros motivos) pero que sienten la obligación de preparar y asistir a una cena grupal. Al igual que esas familias que no se soportan y hasta no se hablan pero acuden a su compromiso anual de fingir que todo va bien. Es como si al irse a casa tuvieran que decir – “bueno, que tengáis buen año, hasta el año que viene por estas fechas…” –

10_nov_grupoClaro que, si eres un poco selectivo con tus cenas o decides no asistir te expones a que puedan decirte que eres antisocial, que te vas a quedar solo en casa y que no eres muy buen amigo por no querer compartir una noche “navideña”.

Entonces hay que ser un poco inteligente y hacer un ejercicio de reflexión para pensar sobre algunas cosas como: ¿estabas ahí el resto del año cuando he tenido dificultades? ¿por qué el resto del año ni me saludaste por la calle? ¿se demuestra la amistad asistiendo a tal evento? ….. y así, muchas preguntas más que tú mismo debes responderte.

Si las respuestas son negativas, no tengas reparo en decir que no a una cena, pues tus (reales) amigos verán como anecdótica tu no asistencia y al resto debe parecerle indiferente. O así debería serNo pasa nada por mostrarte tal y como eres y por ser sincero contigo mismo y con el resto.

A fin de cuentas, el espíritu de la Navidad es eso:  paz, unión, armonía, fraternidad…

Aún así, lo mejor de la Navidad es eso. Salir con amigos, compartir cenas, ver la ilusión en la cara de los niños, unas cañas interminables el día de Nochebuena o ir con tu padre a ver la San Silvestre. Por ello, les deseo larga vida a las cenas, sean de Navidad o no. Nos queda todo el mes por delante para vivirlo y disfrutarlo, comer y beber en exceso, cantar, bailar y hasta ver como beben los peces en el río.

Y beben y beben y vuelven a beber.

Anuncios
Publicado en life | Etiquetado como

2 pensamientos en “#homealone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s