#Érase una vez…

Todos recordamos muy bien las series de dibujos de nuestra infancia. Desde los partidos interminables de Oliver y Benji, a los simpáticos fruitis o los divertidos trotamusicos. Ahora que acostumbro a ver dibujos animados actuales, tengo la sensación de que han perdido un poco esa esencia infantil, didáctica y transmisora de valores. Mucho empeño con meter frases en inglés, muñecos imposibles de feos, muñecas ultra maquilladas y series infantiles que nada tienen de infantiles…

excursionlosfruitis Las-Monster-High

Hace bastante poco volvió a mi memoria una serie que absolutamente todos hemos visto. En nuestras casas, en el colegio, ya de mayores por nuestra cuenta…. la mítica Érase una Vez, (serie animada francesa, de nombre original, Il était une fois…)

Había varías temáticas, el cuerpo humano, la historia, el espacio, los inventores…  Todas tenían en común a ese señor mayor que llamaban El Maestro, un anciano de barba blanca y gran sabiduría. Todos le recordamos sentado en la sala de mandos del cerebro. A día de hoy, me sigue pareciendo muy interesante y mucho más para el público infantil y juvenil.

1349283777114eraseunavezlavidadn

En España vio la luz por primera vez en 1987 en TVE, convirtiéndose en un fenómeno entre los niños de los 80 y los 90

Gracias a ella, conocimos por primera vez acontecimientos históricos, el origen del hombre, el funcionamiento de los órganos del cuerpo humano o inventos muy significativos para la vida.

Personalmente la que más recuerdo es la del cuerpo humano. Me parecía fascinante la recreación de nuestro cuerpo y la explicación de las enfermedades que podíamos sufrir. Tengo en mi mente retenidos a esos malos picando en los dientes formando caries.

Érase una vez la vida contaba con veintiséis episodios de veinticinco minutos de duración cada uno. No muy largos pero suficiente para tenerte enganchado. Todo estaba contado de forma sencilla y divertida, a través de personajes bien definidos que representaban muy bien su papel. Nada más verlos, sabías bien quién era el bueno o el malo o quién estaba realizando conductas adecuadas e inadecuadas.

vidaHabía varios personajes humanos, Pedro y su madre y un par de amigos que no recuerdo el nombre. En el interior del cuerpo representaban a las defensas o a los glóbulos rojos que andaban de un lado para otro. Otros pequeños personajes eran las enzimas, los anticuerpos era unos insectos voladores, las plaquetas o mismísimos mensajeros del sistema nervioso, que estaban representados por unos pequeños muñecos azules con cresta.

También aquí había malos, como en todo, unos personajillos llamados Tiñoso y Enclenque, que encarnaban a bacterias, virus y cosas malas que ponían en peligro el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Era muy interesante ver como se libraban diferentes batallas entre las defensas y las infecciones. En casi todos los capítulos, el Maestro sufría algún que otro sobresalto que le hacía despertar de sus largas siestas.

tl19738621

Dicen que aunque la serie estaba pensada para un público infantil, estaba creada desde un máximo rigor científico y todos los capítulos eran revisados por Joel de Rosnay, quien fue presidente del Centro francés de investigación científica.

No discuto que los dibujos actuales dirigidos a los más pequeños cuenten con calidad pedagógica demostrable, pero que queréis que os diga….

De vez en cuando me pongo algún capitulillo y ¡siempre aprendo cosas nuevas!

Pero estamos en otra era, y la vida es así….

Os dejó el del hígado, por si a estas alturas le tenéis un poco castigado… 😉

Anuncios

2 pensamientos en “#Érase una vez…

  1. Esa esencia infantil o de valores de la que hablas no se ha perdido. El problema es que ahora hay muchísimos más dibujos, más contenido y más variado. Las Monster High no me parecen un buen método de aprendizaje por ejemplo. Pero son los padres quienes tienen que hacer de educadores y filtrar lo que enseñan a sus hijos. Series para niños : Peppa pig, Jelly jam, Caillou, Wonder pets. Si quieres algo más adulto en el anime tiene valores humanos tan fuertes como el amor, la amistad, la solidaridad o la cooperación. Un profesor del Instituto Kunijima de Osaka, Akitoshi Mekawa, utiliza el anime de One Piece como ejemplo en sus clases de Derechos Civiles Universales. Pero son japoneses, están locos.

    Le gusta a 1 persona

  2. En cierta parte, creo que lo que está de capa caída, son los valores en general. Tanto en los dibujos animados como en la vida misma. Estoy muy de acuerdo contigo, en que es tarea de casa, filtrar lo que los niños ven y ver la parte didáctica.

    Esas series que me nombras como Peppa pig, Jelly Jam o Caillou están destinadas a un público infantil de edad temprana, a mi lo que realmente me preocupa es esa edad entre 7-9 años. No sé si has visto algún capitulo de Hora de Aventuras o de Billy y Mandy, pero están en horario más que infantil y a mi juicio son dibujos animados para adultos.

    Del mundo de anime no puedo opinar, pues lo desconozco.

    No hay mejores transmisores de valores que los relacionados con el género humano, pero supongo que es más fácil delegar esa tarea en la televisión o en lo videojuegos.

    Así nos va, cada vez más problemas para socializarnos entre nosotros, pues en la vida real, no existen mandos que nos digan cuando saltar, disparar, agacharse o dar un abrazo.

    Gracias por tu comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s