#ADN

Baile de cifras, direcciones y palabras. Muchas palabras.

Así ha acontecido el fin de semana, políticamente muy intenso. Imposible no mencionar lo vivido el sábado en Madrid. Podemos, el partido liderado por Pablo Iglesias, había convocado a una marcha apodada la  “Marcha del cambio” a todos aquellos que desde cualquier lugar e incluso país quisieran sumarse a este movimiento.

208411-944-619

300.000 personas según datos del partido, 100.000 según Delegación de Gobierno y según algunos cálculos de densidades (más reales y objetivos), en torno a 180.000 personas.

Sea cual sea la cifra final, es obvio que fue algo masivo y que movilizar a tantas miles de personas no es tarea fácil, estés más o menos cerca del movimiento. El recorrido, que tenía una distancia total de 1km, culminó en Sol con varias arengas por parte de algunos representantes de Podemos.  “Soñamos, pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños” dijo el líder Pabo Iglesias, además de hacer un repaso por otros momentos históricos en los que “el pueblo” se había levantado. Sin olvidarse, por supuesto, de Grecia (el buque insignia) y del Partido Popular, del que dijo ganaría en las elecciones. Del PSOE ni se acordó, quizá ya descartado de la lucha al trono. Me llamó la atención ver a Pablo Iglesias, leyendo su discurso, algo a lo que no acostumbra.

Mientras tanto, los manifestantes jaleaban gritos de “sí se puede”, “tic-tac” o  “Presidente, presidente”. La pancarta que abría la manifestación llevaba impresa el lema “el cambio “es ahora”. Sin duda alguna, las imágenes desprenden ilusión, esperanza, alegría y movimiento.

Mientras tanto, el PP (y la tv pública) hacía oídos sordos y el PSOE celebraba un congreso con el lema #otraformadehacer (que importante se ha vuelto Twitter para la vida pública).

1422721754591

No sé que opinión tenéis al respecto de todo esto, a mi cada vez me da más pereza la política. Un gran patio de colegio en el que no importa mucho tu trabajo personal, sino tirar por tierra el de tu compañero de pupitre. No sé si me explico bien. Cada partido debe defender sus ideas, exponer sus propuestas, trabajar para mejorar y elaborar unas medidas sólidas de solución. Sin embargo, últimamente cuando escucho a un político, del bando que sea, tengo la sensación de que lo único que hacen es acordarse una y otra vez de lo malos que son los otros,

Recordar sin parar los errores de aquel que está a tu lado, no te hará más bueno a ti. 

No sé muy bien si el 31 de Enero se fija como el momento histórico del cambio. ¿Qué opináis? Tengo sentimientos encontrados aún. No consigo subirme a esa nube, en la que estaban todos los  presentes en Madrid, pero por otro lado veo urgente ese cambio que piden. Cómo diría un amigo, es un quiero y no puedo al mismo tiempo. ¿Estará mi ADN dañado?

Sin dueño y sin destino.

Anuncios
Publicado en life | Etiquetado como

2 pensamientos en “#ADN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s